cosas-de-community-manager-mis-gafas-de-pasta-destacado

5 cosas que todo community manager siempre quiso hacer [y nunca hizo]

ser community manager es una de las profesiones más duras de este planeta. vale, es posible que no tengas que acarrear sacos de cemento ni picar piedra en una cantera. y bueno, tampoco tienes que cuadrar presupuestos millonarios ni jugar con fórmulas que ocupan tres pizarras. pero cuando se trata de ser los ojos, las manos y la voz de una de esas marcas que todo el mundo consume, hay cosas que nunca-nunca-nunca puedes hacer por mucho-mucho-mucho que quieras hacerlas. y eso de estar mordiéndote la lengua todo el rato es muy complicado.

y como empatizar con los demás es una actividad muy sana, vamos a echarle un ojo a 5 cosas que todo community manager siempre ha querido hacer (aunque nunca las haya hecho). así tendrás compasión de ellos la próxima vez que te cruces con uno.

 

1. convertirte en fernando fernán gómez por un momento

responder a esta nuestra comunidad (la de la marca) con tranquilidad y simpatía es una de las claves de todo community manager. sin embargo, hay personas que por h o por b pueden llegar a sacarte de quicio. las señoras que se quejan porque no han ganado un concurso, los troles que aparecen de la nada para crear una crisis y hasta los brand lovers pesados que responden a todos tus mensajes en todas tus redes sociales pueden provocarte un pequeño pozo de ira.

en esas ocasiones, tú solo piensas en hacer una cosa: convertirte en fernando fernán gómez por un momento y repetir su vídeo más visto en youtube. pero claro, nunca lo haces.

 

2. un paco umbral. porque tú aquí has venido a hablar de tu libro y punto

digan lo que digan, las marcas están en redes sociales para vender más. ni ‘esto es solo branding’, ni ‘lo único que queremos es ser una marca simpática’, ni ‘nos gusta que nuestros usuarios se relacionen entre ellos’. al final, las marcas siempre quieren vender más y tú tienes que hacer malabares para ser friendly y que no se note demasiado.

así que muchas veces te apetece dejar de fingir y decirle a todos que tú has venido aquí a hablar de tu libro. pero claro, nunca lo haces.

 

3. pedir como pedía lola flores cuando el cliente quiere más fans

uno de los peores miedos de un community manager es que el cliente le pida más fans. y si después de eso añade: pero no tenemos presupuesto, entonces más te vale enterrar la cabeza en la arena. ¿quién va a querer seguir a una empresa que vende persianas? ¿quién haría ‘me gusta’ a una marca que fabrica latas de aluminio? a menos que hagan muchos regalos, seguramente nadie.

por eso algunas veces te gustaría hablar claro. te gustaría hacer como lola flores y pedirle una peseta a cada español. o bueno, un clic en el botón ‘seguir’. pero claro, nunca lo haces.

 

4. asombrarte como federico trillo cada vez que se descontrola tu comunidad

si tus marcas son conocidas, es posible que tu corazón esté acostumbrado a los amagos de infarto. cada cierto tiempo, un concurso que se hace demasiado famoso o un par de comentarios malintencionados puede hacer saltar las alarmas. ¿pero qué ha pasado ahora? ¿de dónde vienen tantas menciones?

y es entonces cuando te apetecería hacerte un federico trillo y soltar aquello de… manda huevos. pero claro, nunca lo haces.

 

5. ponerte romántico como iker casillas cuando alguien te echa un piropo

pero entre tanto momento de agobio, siempre hay alguien que consigue sacarte una sonrisa. siempre hay alguien que se acuerda del community manager y que pide que le suban el sueldo. entonces tú sonríes, notas los ojos llenos de lágrimas y… te entran ganas de hacer como iker casillas después de ganar el mundial. pero claro, nunca lo haces.

 

YO, @MISMAMENTE

toni-calderon-new he aquí el tipo detrás de unas gafas de pasta. el publicitario trasnochado al que se le ocurrió montar un blog pasado de moda.

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!