tu hija no necesita ser una princesa. un anuncio de juguetes para niñas que quieren ser ingenieras

quizá te acuerdes de goldie blox. hace unos meses esta marca de juguetes de construcción para niñas se hizo famosa en españa gracias a sus anuncios poco convencionales. pues bien, han vuelto a la carga.

esta vez, goldie blox quiere comunicar a los padres que las niñas no necesitan ser princesas. no necesitan más vestidos rosas, ni más estuches de maquillaje de mentira. ni siquiera necesitan más alas de campanilla. lo que necesitan son juguetes que alimenten su curiosidad para que pronto, cuando sean mayores, elijan el camino más interesante para su futuro.

así que han aprovechado que estamos en pascua y que los huevos están de moda para montar un señor spot y explicar todo esto con datos reales. ¿sabías que a los 13 años la mitad de las niñas no está contenta con su cuerpo? ¿o que las mujeres ingenieras, que solo son un 13% del total, cobran un 33% más que el resto? quizá podríamos tomar nota de goldie blox y empezar a encauzar a nuestras niñas, ¿no crees?

princesas o ingenieras mis gafas de pasta01princesas o ingenieras mis gafas de pasta02princesas o ingenieras mis gafas de pasta03

 

(visto aquí)

YO, @MISMAMENTE

toni-calderon-new he aquí el tipo detrás de unas gafas de pasta. el publicitario trasnochado al que se le ocurrió montar un blog pasado de moda.

Pilar 10 de abril de 2014

Pilar

Genial lo que comentas, en buena medida, tampoco yo quiero que centre su mirada al mundo en el color rosa y todo lo que eso conlleva. Por eso no le compro escobas ni planchas para jugar, ni tampoco la llevo a salones de belleza para niñas. Mi hija es niña, y juega conmigo a la pelota o las espadas: ella es Peter Pan y yo el capitán Garfio, o al revés, a veces :-) … Está bien ofrecer más perspectivas a nuestras niñas. ¿Animarlas a ser creativas? Siempre. ¿Fomentar su curiosidad? También. ¿Jugar a cosas que no sean siempre de color rosa? Estupendo. Pero querer convertir a nuestras hijas desde pequeñitas en un modelo rentable para el futuro, no, eso no. Los niños y las niñas son eso, niños, y preocuparnos por su educación es una obligación para nosotros, pero no puede constituir una presión para ellos. Y si tenemos en nuestras mentes a una futura ingeniera, o doctora, o economista, o lo que sea que queramos nosotros, no ellos, creo que transmitiremos dicha presión y que como padres nos estaremos equivocando. Dejemos a los niños ser simplemente niños, fomentando precisamente aquello en lo que vemos que más disfrutan, apostando por sus potencialidades; creo que es el mejor favor que les podemos hacer. Lo demás, en mi opinión, con cariño y dedicación, saldrá solo.

¡DÉJANOS UN COMENTARIO!